Hace casi 2 años que no le dedico unos minutos al blog, el trabajo de animación es tan intenso, que no me da la cabeza para andar escribiendo a diario, pero gracias a nuestra productora, que ha confeccionado de nuevo el blog, y me lo ha puesto en bandeja, seguiré de cuando en cuando, dejando mis impresiones.

Estamos ya en la recta final, me quedan apenas 25 planos para terminar, después de 3 años de trabajo.

Parecía que este momento no iba a llegar nunca, y hubo momentos de autentica desesperación, con pensamientos de abandono, pero he conseguido remontar, con mucha ayuda y mucha paciencia por parte de Nadia y Lourdes.

Y aqui estamos, apunto de terminar, agotado mentalmente, pero muy ilusionado con ver el final del rodaje. estoy en la secuencia final, que se supone que tiene que rematar el corto, y dejarlo bien arriba, y como decía, estoy bastante agotado, pero quise dejar para el final la secuencia más difícil, pues consideraba que iba a manejar mucho mejor la técnica al final del rodaje, y así es. A pesar del agotamiento, cada vez me es más fácil dibujar, sobre todo manejar la cantidad de luz.

Esta técnica es infinita, y mi apuesta estética ha sido un poco ambiciosa, sabiendo de antemano que no soy animador de 2D, y que esta técnica es básicamente”2D sin red”, lo que ha implicado muchas más horas de trabajo con cada plano, cada vez que se mueve algo, no solo se mueve la linea, también el volumen la luz que ilumina el objeto.

Como siempre y esa es mi filosofía de trabajo, meterme en un “fregao” del que no tengo ni puta idea, para aprender en el proceso, con sus pros y sus contras, pero al fin y al cabo APRENDER, y no dejar de hacerlo nunca.

Anuncios